31 ene. 2018

Ofrecida


En las salas del museo, entre los visitantes de la obra de Toulouse-Lautrec, valoro cargas, minimizo riesgos. Practico y comparo. No visto como una empleada más, no me camuflo. Puedo ir con botas o con taconazos, con cinturón ancho o falda lápiz, ajustada o muy ceñida. Lo que nunca cambia es mi boca: entreabierta, jugosa, húmeda...

Mis compañeros evalúan sus posibilidades en la intimidad de los servicios.

10 comentarios:

  1. El que mai canvia és la meva boca: entreoberta, sucosa, humida ... llista per xuclar-me !!!
    M'encantaria ... !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, preparada per menjar el que calgui... en qualsevol moment!!

      Eliminar
  2. Conheço bem esses corredores... ;)

    Beijos, Monica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no esperaba menos de ti Eros...
      besos dulces

      Eliminar
  3. ¿Estás segura de que hablas de tu boca? Besos entonces en tu boca entreabierta, jugosa y húmeda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de qué otra cosa podría estar hablando, señor?
      cómo llamaría a la que engulle placeres y calenturas?

      Eliminar
  4. Un pene al servicio de las ortodoncias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un pene al servicio de grandes paladares...

      Eliminar
  5. El sexo es una caricatura del amor. El amor es como meterla en el pico de Piolín y oír al gato maullar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre me gustaron las caricaturas, a ti no?

      Eliminar