31 ene. 2018

Ofrecida


En las salas del museo, entre los visitantes de la obra de Toulouse-Lautrec, valoro cargas, minimizo riesgos. Practico y comparo. No visto como una empleada más, no me camuflo. Puedo ir con botas o con taconazos, con cinturón ancho o falda lápiz, ajustada o muy ceñida. Lo que nunca cambia es mi boca: entreabierta, jugosa, húmeda...

Mis compañeros evalúan sus posibilidades en la intimidad de los servicios.

10 comentarios:

  1. El que mai canvia és la meva boca: entreoberta, sucosa, humida ... llista per xuclar-me !!!
    M'encantaria ... !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, preparada per menjar el que calgui... en qualsevol moment!!

      Eliminar
  2. Conheço bem esses corredores... ;)

    Beijos, Monica.

    ResponderEliminar
  3. ¿Estás segura de que hablas de tu boca? Besos entonces en tu boca entreabierta, jugosa y húmeda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de qué otra cosa podría estar hablando, señor?
      cómo llamaría a la que engulle placeres y calenturas?

      Eliminar
  4. Un pene al servicio de las ortodoncias...

    ResponderEliminar
  5. El sexo es una caricatura del amor. El amor es como meterla en el pico de Piolín y oír al gato maullar.

    ResponderEliminar