13 dic. 2017

Encelada



Voy andando hasta su piso. Me abre él mismo. El servicio libra hoy. Le entrego el abrigo, el bolso, y pasamos al salón. La chimenea está puesta. Tomamos el té. Quiere saber si los de Albi se han pronunciado. Le digo que no. Y le pido algo más fuerte, quizás un poco de vino. Y va a por él.

Con la copa en la mano, busco cobijo en su cuerpo. No se opone. Oímos el crepitar del fuego, la música clásica que reproduce el estéreo. Él continua con té, yo con vino. Y, de repente, me levanto del sofá, poso mi copa sobre la mesita y empiezo a desnudarme, poco a poco, en silencio. Me ha dado por ahí.

Tomo una de sus manos y hago que palpe mi sexo. Es cosa de él meterme los dedos a fondo. Mis pezones se erizan de placer. ¡Soy capaz de correrme con tan poco! Mis gemidos ahogados, mis temblores de pie derecho, le dan todo el poder sobre mi placer. Me mira satisfecho.

-Ponte de rodillas.

Y me ayuda a ello sin descorcharme ni cejar en su folleteo. Sus nudillos golpean mi entrepierna y le empapo la mano. Me toma de la nuca, me atrae hacia él y me besa con una lengua muy cerda. Noto las contracciones vaginales y muero asida a su brazo.

Al escribirlo todo regresa la humedad.

6 comentarios:

  1. Plaer recíproc, com Bon cabeller gaudeix de donar plaer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. penso que sí
      se li nota però que no vol espatllar la vella relació
      dins del desig, tot contínua moderat

      Eliminar
  2. Intenso, rápido, excitante, delicioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es curioso como en apenas unos minutos se puede gozar tanto, de principio a fin

      Eliminar
  3. Ummm quien pudiera!!!

    Besitos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ains, es que ahora es tan complicado quedar contigo!!!
      lo pongo en la lista de deseos para 2018

      Eliminar