20 nov. 2017

Sostenuto





En mi última cita acompañé a un caballero a un recital que se celebró en el domicilio particular de uno de los intérpretes. El caballero en cuestión, gran melómano por otro lado, guardó las formas en todo momento influido, a lo mejor, por el hecho de conocerme casi desde la cuna. Y aunque no fui con él en calidad de escort sino como amiga de la familia, me agradó comprobar lo mucho que le tiraba mi cuerpo. La curiosidad de averiguar hasta dónde sería capaz de ir para conseguirme me llevó hasta el salón de su casa. Y aunque no pasó de algunos tocamientos, pudo dar fe de lo excitante que me resulta su compañía.


6 comentarios:

  1. Catalogat com "clientes"....m'agrada la teva astúcia.

    ResponderEliminar
  2. Hummm.. se fuera yo... iba a chuparte en pleno concierto!!!

    ResponderEliminar
  3. Es muy excitante conocer a una mujer atractiva y haberla visto crecer, es como si esas fantasías tomaran forma. Besos como te gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me da que van por ahí los tiros
      aunque, en el caso que nos ocupa, sospecho que al caballero le tiran de forma muy especial las jovencitas

      Eliminar