19 nov. 2016

Veranillo





Hemos pasado una semana fantástica, con unas temperaturas al mediodía que invitaban a follar al aire libre. Así que he ido a clavarme en su polla a la misma hora que las mamás recogían a sus criaturas en el cole. Siguiendo un ritual muy parecido cada día. Llegar a su casa, preparar el vermut en la terraza, poner la verga a tono (con masajes y chupadas), sentarme sobre ella y cabalgar. Para dejarlo seco.

6 comentarios:

  1. ¡Nada como un refrigerio en compañía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡y tanto! veo que sabes tratar a tus invitadas...

      Eliminar
  2. Follar al aire libre es uno de mis placeres

    ResponderEliminar
  3. Vermut... ja veig que no t'estas de res. Vermut ,sexe, sols en falta un cigarret, i crec que estaria en el paradís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. doncs així tenim el paradís a tocar ;-)

      Eliminar