23 nov. 2016

Oportuno





He conocido a un hombre en Figueres. Lo cierto es que antes vivía en Girona y alguna vez se me había insinuado. Pero el otro día, de pura casualidad, nos reencontramos, y dejé que me llevara a su picadero. Tenía muy claro que soy una putita y que su rabo bien merecía una mamada. Después de correrse entre grandes sacudidas, me bajó los pantalones hasta las rodillas, bruscamente, y me dio a elegir entre varios juguetes sexuales. Le dije que prefería sus dedos, que todo aquel despliegue no me ofrecía mucha confianza. Y me batió con ganas, dictándome cochinadas a la oreja. ¡Ay, qué poquito aguanté!
Me recuerda un poco a don S, de Madrid.



10 comentarios:

  1. Los medios técnicos no son nada comparados con la destreza de la brusquedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en según qué momentos esa brusquedad es el cielo abierto para la gloria

      Eliminar
  2. Cuando uno aguanta poco es porque ha merecido la pena la intensidad del momento. Enhorabuena por el descubrimiento.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y porque el subidón es de órdago, porque el momento es super erótico, porque quien te da placer lo hace con sus cinco sentidos...

      Eliminar
  3. La sencillez, mi querida amiga, es muchas veces más excitante que cualquier parafernalia...
    Lo importante no son los medios, sino el deseo...
    Y por lo que me cuenta..., de eso había de sobra en ese picadero :-)
    Que siga disfrutando de la sencillez de la vida, y de los encuentros inesperados...

    Besos desde la mansión, milady

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto monsieur, el deseo nos empuja y nos arrastra a lo más profundo... qué sería de nosotros sin él???

      Eliminar
  4. La manca d'aguant és proporcional a l'excitació i o implicació. Pel que fa a la preferència del cos davant del "plàstic" no esperava menys de tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jo tampoc esperaria, posant per cas, que tu passessis de les teves mans per donar-me plaer...

      Eliminar
  5. Coño casualidad gratos recuerdos tengo de Figueras 5 años viví allí

    ResponderEliminar