18 oct. 2016

Gran reserva

Este fin de semana, he asistido a una cata de vinos en una finca privada. El vino me gusta y me emborracha a partes iguales. El caballero al que acompañaba pareció no molestarle demasiado llevarme a su casa, sacarme la ropa en el sofá para que estuviera más cómoda y fornicar mis humedades en varias ocasiones. Por lo visto, se lo puse bastante fácil. Y después de un baño reparador, me trajo de vuelta a Girona.

6 comentarios:

  1. Es lo que tiene el buen vino, lady Mónica..., que hace buen maridaje con cualquier experiencia, por muy extraña o surrealista que resulte...

    Besos y ya sabe, si bebe..., no conduzca (mejor déjese conducir)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sayiid, lo hago, siempre lo hago, créame... ;-)

      Eliminar
  2. Y a quién le molestaría ser un caballero cuando la dama facilita las cosas

    Besos Moni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaaah, se sorprendería usted monsieur...

      Eliminar
  3. Per descomptat anava de cates....

    ResponderEliminar