5 may. 2015

A deshora



Me llama muy tarde y reconozco sus jadeos. Le digo que le esperaba, que no se impaciente, que prefiero hacérselo en bolas, que me sabe infinitamente mejor. Y dejo de oírle, segundos angustiosos en los que, de rodillas sobre la cama, levantando la cara hacia su entrepierna intuida, creo que hago tarde. Pero no. Sigue al otro lado del móvil.
Vamos, derrámate en mi boca, quémame los labios con tu calentura…
Mientras oigo cómo lo hace, soy salvaje con mi clítoris y le vierto también toda mi espesura, mezclada con la suya.
Esta mañana nos buscamos con la mirada en el ascensor.

12 comentarios:

  1. Me encantaría hacerlo yo...
    Cuándo?
    Quieres???
    Beso.
    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el juego contigo tendría su gracia si antes nos conocieramos...

      Eliminar
  2. Humm también yo me coloco a tu disposición...
    Beber la miel que vierte dde tu castillo de amor.... sentir el olor de tu piel....
    Queires mi número de móvil????
    Besitos Monica... tus escrito siguen haciendo-me loco..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ostras, ¿nos saldría un poco cara la corrida, no?
      jajajaja

      Eliminar
  3. Excitante... excitantes los orgasmos, excitante el cruce de miradas.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todo se hace excitante en situaciones así

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. gràcies guapo, m'agrada que així ho creguis

      Eliminar
  5. Quémame los labios, le vierto toda mi espesura. La poesía también se te escurre cuando te calientas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que toda poesía fluye mejor en caliente

      Eliminar
    2. Más aquella que surge por entre tus piernas.

      Eliminar
    3. te refieres a la que quema muslos abajo?

      Eliminar