7 abr. 2015

Incorregible




Me toca. Y escupe por la boca todo el catálogo de cochinadas que se le ocurren. Yo creo que es inversamente proporcional, a más tocamientos, más cerdo se pone. Le digo que estamos en un sitio público y detiene la mano, pero su cerebro sigue atrincherado en la polla. Le digo entonces que me gustaría ver cómo se trajina a la nena de la cuarta planta, para saber qué le gusta que le hagan también a él. Y, en un asalto, le acaricio la pierna derecha, pasando del muslo a casi rozar la entrepierna. Lo hago sólo una vez, lentamente. Y me pone los ojos en blanco.

8 comentarios:

  1. mmmmmmm no creo q te extrañe que ponga así los ojos y lo q sea jajajajaja

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón Gude, lo raro es que hubiera demostrado indiferencia

      Eliminar
  2. No se,però aquest no en cau bé, deu ser senzillament enveja .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ummmmm..... jo també diria enveja.... ;)

      Eliminar
  3. No sé si pondría los ojos en blanco o... en el blanco...
    Y si solo pasas una vez por mi entrepierna...
    Bueno, creo que no pasarías solo una vez porque te devolvería el favor unas cuantas veces...
    Me dan mucho morbo los sitios públicos...
    Una vez incluso tuve que levantarme de una terraza en pleno centro de Madrid con los vaqueros totalmente encharcados...
    Más que vergüenza me dio mucho morbo!!!
    Beso
    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mí también me dan mucho morbo los sitios públicos, pero con él es mejor guardar ciertas distancias, me lo tomo como un pasatiempo, y lo sabe, pero no puede evitar seguirme el juego

      Eliminar
    2. No me extraña... Juego en el que juegas con ventaja... mmmm

      Eliminar
    3. juego en el que cada uno conoce muy bien su papel ;)

      Eliminar