11 abr. 2015

Chica mala



Que por qué llego tarde. Podría mentirle pero opto por explicarle que, tras acceder a que el delegado me acompañara en coche, he dejado que también lubricara sus dedos en mi chichi. ¿No sabes tener las piernas cerradas? Le miro y me muerdo el labio inferior, con un gesto mohíno. Te mereces unos azotes. Y ni corta ni perezosa, me coloco en posición, y se carcajea abiertamente. Es un alivio que se lo tome tan bien.
Me encanta como me sacude. Sé que me gustará mucho más lo que sea que venga a continuación.

8 comentarios:

  1. Waw!!!!!! esos azotes premonitorios... por eso te gusta portarte mal

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por la recompensa que lleva implícita.... ;)

      Eliminar
  2. El contrás de les teves anques de pel blanca, enroijides per les ancades, i després el rostre agarran color a mesura que et folla, meravellós.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ostres, tu.... és ben bé que tu i jo ens hauríem de trobar.... en alguna vida d'aquestes.....

      Eliminar
    2. Sí, i si pot ser en aquesta vida també

      Eliminar
    3. molaria, compta amb mi ;)

      Eliminar
  3. Y te puedes creer que a mí nunca me ha gustado azotar ni que me azoten???
    Aunque reconozco que sí me gusta dar y que me den recompensas...
    Mucha recompensa!!!Beso
    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a las recompensas todos nos apuntamos

      Eliminar