25 mar. 2015

Obsesión





Al final el domingo acabé en el Camp Nou porque, en el último momento, la mujer del hermano de mi padre decidió quedarse en casa, y él y mis padres pensaron que lo mejor era que fuera yo con ellos. Aguanté lo mejor que pude su presencia, sus miradas, el sentarme a su lado en el asiento de atrás del coche. Pero al llegar al hotel y quedarnos solos –mis padres se fueron a dormir-, y decidir tomarnos la última copa en el bar, me saqué la coraza y le invité a ir a mi casa. Al final sí que vino, llegó hasta el portal, me comió la boca en señal de buenas noches y se marchó.
Desde entonces lo sueño en todas partes.

6 comentarios:

  1. Francament bonica et matarà un atac de cor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. potser és aquesta la seva tàctica per desfer-se de mi d'una punyetera vegada..... jajajaja

      Eliminar
    2. Jjajja ja se que no li donaras el gust, ans pot ser ell es mati a palles ;)

      Eliminar
    3. ostres, ja m'agradaria que fos així ;)

      Eliminar
  2. Una obsesión muy fuerte.... y que fué escrita con la tinta del pecado....
    Quiero iamginar el escena de tu mirada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. imagínate a una loba, que se quema por dentro sin poder remediarlo

      Eliminar