25 feb. 2015

Mi debilidad



Me acoge entre sus brazos y me acuna. Hago míos todos sus mimos y le suplico que no se quede sólo ahí. Me hace insaciable. Pero él manda así que los cariños van y vienen, los besos, los suspiros ahogados. Y a lo tonto sus dedos sacuden el placer entre mis labios. Su mirada rapaz escruta mis ojos y descubre cómo se nublan, lo poco que aguanto sin precipitar la miel. Sabe que perderé los papeles de un momento a otro por eso no afloja el masaje, y me pregunta qué tengo. Una voz infantil que casi ni reconozco gime al ritmo de sus caricias. Y poniendo cara de no entenderme, subo el volumen de los jadeos, y le gusta, ¡tanto!, que con la otra mano me tapona mi oscuro agujero. ¡Y qué no daría yo para que este momento no acabara nunca! Porque me excita ser así para él, abrirme a todos sus deseos.

9 comentarios:

  1. Qué ricura de momento

    A tus PIES cielo.

    ResponderEliminar
  2. Cómo me gustan ese tipo de deseos y de momentos!!!
    Lograr llegar poco a poco y casi sin querer!!!
    Gracias!!!
    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y recrearse en el placer que te proporcionan

      Eliminar
  3. Com diria una"beina" meva la Rita Barbera :
    - EL CALORET

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. i tant, perquè ja s'olora la primavera i aquest caloret a la carn

      Eliminar
  4. Es per ficar un poc d'humor :-)
    Estimades "mimoses" pel voltant del melic, si tens pesigolles, no en faré molts.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. al contrari Samael, tinc pesigolles per tant has d'aprofitar i fer-me moltes estimades no tan mimoses ;)

      Eliminar
  5. siempre es un placer derramarse en manos expertas

    ResponderEliminar