19 ene. 2015

Abuso de poder





Erguido sobre mi culo, me folla el coño moviéndose despacio pero a cada impulso de sus riñones me arranca un jadeo eufórico. Me coge del cuello y tira de mí hacia atrás, lleva su pulgar a mi boca y me vierte cochinadas al oído. No parece tener mucha prisa en correrse; es más, diría que se lo está pasando en grande sólo con los puyazos que me mete. Masajeo el clítoris para acelerar mi corrida pero le molesta tanto que me sacude en las tetas y me amenaza con estar así toda la tarde-noche del domingo. No me gusta lo que hace Mags conmigo. Es la última vez.

11 comentarios:

  1. Y tú no quieres estar así jijiji... eres incorregible

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  2. Simplement sap que encara et té, i es recrea en això, però com també ja et va perdre, aprofita per a explorar la teva resistència.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. d'igual forma no li penso deixar més avantatges

      Eliminar
  3. ufff DIos, pues yo estoy deseando de que me follen despacito... Pero no están muy a la labor de tener paciencia. Que oye, tampoco me importa.

    Yo también tuve un domingo de sexo, pero seguro que fue mucho menos tiempo y mucho menos intenso ;)

    ¡¡Besos, Monica!! =P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mí me da un poco igual la velocidad, lo que ocurre con Mags es que me aplica un castigo que no creo merecer

      Eliminar
  4. Me presto voluntario para sexo tranquilo o rápido a elección de la dama... No hay nada que me dé más placer que saber que disfrutas con lo que hago y te corres desesperadamente queriendo más...
    Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una muy buena política Toni ;)

      Eliminar
    2. A ver si algún día la compruebas en vivo...
      Toni

      Eliminar