24 nov. 2014

Al aire





Hace frío, puede que acabe lloviendo, el hombre del tiempo pone toda su fe en ello, pero todavía es pronto. En el quicio de la puerta, el sol hace lo que puede por calentarme aún cuando tengo el culo y los pies helados. Al volver a la cama haré todo lo que esté en mi mano –o en mi boca, porque nunca se sabe- para girar las tornas. El anticuario a veces se atabala al inflamarse en exceso y me gusta encajarlo entre las nalgas y hacer que muera del todo en mi agujero, que de negro pasa a blanco mientras ardemos como condenados.

8 comentarios:

  1. pequeña, ya me gusta sentir tu culo helado en mi paquete,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te fundirías en el corazón ardiente de mi culo

      Eliminar
  2. El calor humano siempre es buen antídoto contra el frío exterior y así cambiar tonalidades corporales. Besos que te calienten.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y de calor humano siempre vamos bien servidos, no es cierto?

      Eliminar
  3. Que muera.... "la petite mort", res millor per a calmar l'atabalament ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. suposo que a tu també et deu passar oi?

      Eliminar
  4. encontrar el mejor sitido donde morir, haciéndolo placentero y lujurioso
    me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cualquier sitio es bueno si se hace bien ;)

      Eliminar