1 oct. 2014

Deseo candente



Por lo visto, ha afianzado su relación con la nena de la cuarta planta. Que las semanas que no tiene a los niños, ella se instala en su casa y le hace de todo. Pero que, para mí, dejará la puerta siempre abierta. Y no se corta ni un pelo a la hora de hacer evidente su gran apetencia x mí. Hasta que le miento, hablo de cotilleos de oficina llegados a oídos indiscretos, que nuestro jefe se disgustaría. Y pierde la entereza, me cita después del horario laboral, quiere comerse mi coño pelado. Noto su frente sudorosa. Le digo que, a lo mejor, pueda acompañarme un día a casa.

9 comentarios:

  1. esperaremos el feliz desenlace ;-)

    besos sucios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me ha acompañado en coche sólo un día, pero pasó menos de lo que él esperaba

      Eliminar
  2. Jjaa, l'hi estas fen suar .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, és la nostra forma "d'estimar-nos"
      no vull res amb ell

      Eliminar
    2. Ja ho se (i més en la feina), pero ell is que ho vol, i sua la mar negra,
      i no sol metaforicament ;)
      Estimades bonica.

      Eliminar
  3. que poca consideración¡¡
    La parte de tu coño pelado me ha puesto a mil...yo si que me la acabo de pelar
    bsos húmedos madrileños

    ResponderEliminar