28 sept. 2014

Final del verano



Creo que ayer fue el último día de playa de la temporada. Y da rabia porque lo que provoca el sol, el mar, un rincón de arena bajo nuestras toallas, parece que no pueda superarlo el otoño. Gozar del sexo al aire libre, eso es lo mágico. Meterte en el agua y provocar que la flaccidez deje de flotar. Observar cómo se empalma al salir a la superficie y mantiene toda su horizontalidad desafiando al mundo. Pajear con esmero y disfrutar de la cara de placer del que no opone ninguna resistencia. Y, otra vez, llegarnos a la orilla.
Mags me la acabó metiendo por detrás, tendidos al sol, aunque fue en el coche donde se corrió, abierta sobre su regazo.

11 comentarios:

  1. No te desanimes, se puede pajear con esmero todo el año. Que no te cerque el General Invierno

    ResponderEliminar
  2. Siempre es buen momento, si tú estás encima... .)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gusta estar arriba, con Mags practico poco esa posición ;)

      Eliminar
  3. Final del verano... pero aquí está el invierno que también tiene su gracia... para estos menesteres. Seguro que no vas a esperar un año.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, todo es acoplarse.... tú ya me entinedes ;)

      Eliminar
  4. pequeña, las alfombras que se forman en el bosque en otoño también son muy confortables,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  5. Los veranos siempre dejan algo con su partida, pero seguro el calor no te faltará durante todo el año. Besos Mónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí señor, el calor nunca me falta, no sé cómo lo hago....

      Eliminar
  6. Un final de verano muy cálido. ...

    ResponderEliminar