2 ago. 2014

Interruptus



Llevaba todo el día obsesionada con su paquete, marcado como estaba en la horma de su pantalón. Cuando le miraba, sin apartar sus ojos de los míos, se acomodaba la polla y una mueca de angustia afloraba en sus labios. Con las ganas que tenía de ordeñarle, de tragar todo ese jugo viscoso que le obligaba a requerirme constantemente. Y ayer, el último día antes de las vacaciones, van y nos interrumpen. La primera vez. Adiós a la relamida final, a sus dedos recorriendo mis labios manchados, a su postrero relajo. A esa sensación de trabajo bien hecho mientras salgo sin hacer ruido de su despacho.

10 comentarios:

  1. Lo dificil es q nunca os interrumpieran...

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, hasta la fecha habíamos escapado tan bien!!!

      Eliminar
  2. Segur que el Jefe t'enyora aquestes vacances,que pateixi una mica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí que m'enyora però de segur que la dona sabrà com consolar-lo

      Eliminar
  3. No siempre todo resulta perfecto y como se espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, pero parecía que nosotros teníamos la fórmula magistral ;)

      Eliminar
  4. menudo morbazo Mónica
    y tu jefe no tiene de esas mesas grandes donde se puede esconder hasta una secretaria tan servicial?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí que tiene, lo que pasa es que le gusta disponer de todo el despacho

      Eliminar
  5. ¡Vaya putada! Bueno, alguna vez tenía que ser la primera. Lo bueno es que sólo os interrumpieron, no os pillaron.
    Estoy con Shang Yue, debería de tener de esas mesas.... jejejejejje

    Bueno, las vacaciones al fin y al cabo, son sólo unos pocos días. Dentro de poco volverás a beber leche rica rica. ¡¡¡Y con más ansias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es cierto, las vacaciones duran un suspiro y sé que desearé que llegue el primer día de curro

      Eliminar