17 ago. 2014

Caprichitos



Me escapo un par de días a la capital, quiero ver la expo de Alma-Tadema. Don S me acoge en su humilde morada. Nada más llegar, pienso en una ducha pero él tiene otros planes. Se pirra x el tanga. Le digo que está sudado, reseco y vuelto a sudar del largo periplo entre Barna, el ave y Madrid; no me escucha. El gorjeo de mis nalgas manoseadas, ofrecidas, y esa tira negra, lo pueden todo. Me inclina sobre los brazos del sillón, su saliva moja el surco. Juega con el elástico. Oigo como se desabotona el pantalón y la bragueta; y pidiéndome que coja aire, se abre paso por entre mis pliegues empapados.

10 comentarios:

  1. Los cáminos húmedos son placenteros de recorrer y el preámbulo de una prenda empadada aviva ese deseo por hacerlo. Besos mojados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, un buen preámbulo que abra el apetito lo puede todo

      Eliminar
  2. I pensar que li costava "obrir-se pas", sembla que ara no hi ha qui el pari,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sort de la distància geogràfica, sinó el tindria tot el dia ficat a dins

      Eliminar
  3. Mmmm.... ¡¡¡¡Me encantas!!!

    ResponderEliminar
  4. Tan real, después de un largo trayecto, aquello debe estar bien sabroso. Por lo menos te pidió que cogieras aire jeje

    Buenos planes para empezar.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a "lo sabroso" no le pasa nada por darse una duchita de nada..... jajaja

      Eliminar
  5. ¿Coger aire? ¿Acaso es un polvo bajo el agua o te tapa la boca para que los vecinos no te oigan disfrutar? Da igual, lo que cuenta es que disfrutes,

    Besos sucios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. supongo que me lo dijo para que no me pillara x sorpresa la vara que me metió

      Eliminar