3 jul. 2014

Descocada





Recién aterrizada en Barna, y después del hermano de mi padre, empecé a relacionarme con mi casero. Casi siempre quedábamos en su casa; me abría la puerta enfundado en una bata de seda, como un gran señor, fumando en pipa, y, luego de entrar, me servía varias copas de vino para, siempre lo decía, achisparme un poco. El morbo de todo aquel ritual era que parecía montárselo con una menor, aunque sin el temor  a ser denunciado. Yo dejaba que me follara en el sofá de piel sin otra prenda que no fueran las perlas. Me tenía completamente viciada de rabo. 

Cuando venía por el piso, era siempre muy discreto. Jugaba a meterme los dedos en la boca y a mí me gustaba que los hundiera en mi coño.

 

12 comentarios:

  1. Lo que más apreciaba y le excitaba, era meter su polla flacida en la boquita. Antes de un minuto, mis labios y lengua transformaban esa flacided en duro hierro. Para él, era su Lolita. Luego, el mismo día que eyaculaba en su boca, bajaba a casa, a hacer una visita decía. Metía sus dedos en mi boca y, disimuladante, los revolvia en su boca para oler y saborear su saliva seminal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué lío Manel, para qué me reinterpretas? :(

      Eliminar
    2. Sin intención de ofender, no se trata de leer buena y excitante literatura erotica, de la cual los dos haceis gala, si no del morbo de suponer que son vivencias reales, de imajinar lo caliente que es Monica, y soñar que quizás algun dia uno podría tener la fortuna de toparse con una maravillosa putilla como ella.

      Eliminar
    3. Samael, això de "putilla" m'ha arribat a l'ànima... petons ben calents!!!

      Eliminar
  2. Muy caliente Monica... excita mucho leer esas vivencias.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cosas que me han pasado, y que fomento a diario ;)

      Eliminar
  3. Perlada y follada a la vez, que excitante combinación. Yo tengo dedos muy traviesos.

    Un beso entre tus piernas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nunca se me ocurriría dudar de tu palabra
      ni de tus dedos ;)

      Eliminar
  4. Comparto el morbo ese de toda la situación. El achispamiento es un detalle curioso.

    Hache.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nunca has intentado emborrachar a una chica para que todo resulte mucho más fácil?

      Eliminar
    2. Lo he intentado, pero el emborrachado he acabado siendo yo. Y el achispamiento ligero es el punto adecuado ahora que lo pienso. Tuviste un "affaire" con el hermano de tu padre? Queremos saber más....

      Hache.

      Eliminar
    3. lo tienes explicado en el lateral derecho, donde dice "¿de dónde vengo?"

      Eliminar