22 jun. 2014

Imprescindible






Corta y estrecha, mucho. Al sentarme me refriego casi siempre en los asientos. Si alguna vez me pongo bragas, dejo las piernas abiertas, me gusta ser traviesa jugando al despiste. Pero las más de las veces voy a pelo, es como mejor sienta. Notas el acompasado baile de los labios –libre, fresco- al caminar o subir escaleras, casi rozando el borde de la falda. Y también el afilado interés de los machos por entrever, ni que sea por una fracción de segundo, la hinchazón vulvar.

10 comentarios:

  1. Per no parlar del olor a femella que en més d'alguna ocasió ha de ser irresistible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cert, aquesta olor tan característica, salada i melosa alhora

      Eliminar
  2. Y así, dejándole tras de mí, presiento y siento su mirada clavada en mi culo. Segundos antes, sentada frente a él en la última vagoneta del metropolitano, mis labios, carnosos y desnudos de vello, babeaban al igual que su lengua relamía la saliva lasciva que eyaculaba su boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wuau Manel, se nota que sabes de lo que hablas

      Eliminar
  3. poner la mano en el culo y atraparte los labios con la tela de la falda,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  4. El olor y el sabor que emborracha...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no me gustaría que me degustaras con moderación, no sé por qué

      Eliminar
  5. Es muy cierto, esa situación de placer personal y morbo es grandioso... para el que lo hace y el que lo adivina. Qué rica la imágen xD

    Un placer sentirte de nuevo después de tanto tiempo. A tus PIES

    ResponderEliminar
  6. ir desnuda por dentro, y sentirse observada y deseada por todos, aunque sólo lo parezca

    ResponderEliminar