10 jun. 2014

Estrategias del deseo





La excitación hace que nos respiremos en la boca, entre muerdos y sacudidas de lenguas. Sus dedos hurgan mi coño, batiendo las paredes, calibrando la humedad intensa que derramo incesantemente. Soy una hembra muy caliente, ya me conoce. Así que busca taponarme el culo una vez lubricadas sus falanges, pero sin vaciarme del todo la vagina. Baja el ritmo de folleteo, de lo contrario me correría en nada. Pero Mags no retrocede posiciones, le interesa desbravarme para que su polla chapotee durante más tiempo metida en mi vientre.

4 comentarios:

  1. Ufffff !!!
    Pietat que ja fa prou calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, encara no, tu com jo mateixa podem aguantar molt més

      Eliminar
  2. ummm pequeña zorra, cuanto te gusta que te desbraven,

    besos sucios,

    ResponderEliminar