12 abr. 2014

Cambio de temporada





Así era mi puesta en escena hasta hace muy poco, con la bufanda todavía enroscada, y las medias comprimiendo los muslos. Porque mis bragas (cuando me acuerdo de vestirlas) son siempre la mínima expresión. Una cama parecida a un campo de batalla, llena de cadáveres. 
El cambio de temperatura permite más libertad de movimientos, más ligereza de ropa, aunque la misma pose de ferviente admiradora de la mejor de las pollas. Lista para dejarme encular. O azotar. 


11 comentarios:

  1. Siempre se dijo que el hábito no hace al monje... es la actitud; y como sigas portándote así te vas a ganar unos buenos azotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmmm.... nada me gustaría más...

      Eliminar
  2. Ummmm todo un ofrecimiento imposible de rechazar. ...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sé, no sé, a todo el mundo no le gusta lo mismo ;)

      Eliminar
  3. No hi pot haver "namaskar" més diví, ni oferta més tentadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gràcies Samael per creure'm una temptació

      Eliminar
  4. Yo elijo azotarte primero... y ponerte el culo como un bebedero de patos después
    No por nada, es que no acabo de decidirme por una u otra opción



    Ya si eso lo hablamos...
    y te compenso de alguna forma.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que sí. Como he dicho en mi perfil dándole más uno a tu entrada.... Nosotras seguimos siendo las mismas haya más temperatura o menos. Ávidas de polla haga 40º o -5º

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre, sí señora, me alegra saber que no soy la única que le mola este rollo :)

      Eliminar