8 mar. 2014

A la caza



Llevo 4 días en Madrid y aún no me sitúo. Ayer por la tarde, a última hora, me fui a pasear al museo de El Prado. Iba buscando roce con alguno de los asiduos. Y el papel de estudiante, recién llegada a la capital, dio sus frutos. Conocí a don S que me invitó a cenar y luego me llevó, en taxi, hasta su casa porque insistí en pagarle sus generosas atenciones. Pareció gustarle que no pusiera reparos a que me sobara las tetitas; y cuando le dije que no quería irme sin encamarme con él, su pilila se asustó y permaneció escondida toda la noche.

16 comentarios:

  1. No he venido a quedarme, sólo se trata de unas prácticas. El lunes regreso a bcn, debo hablar con mi tutor y luego con mi jefe, algo tengo que hacer para no quedarme sin curro.

    ResponderEliminar
  2. a la caza.....

    Deberias tener cuidado de no andar sola por el bosque...

    La cazadora puede convertirse en presa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, no me importa, lo que pasa es que no siempre se acierta con la elección

      Eliminar
  3. Lástima de no haber sabido que estabas por Madrid. Me hubiera gustado probar tu coñito jugoso.

    Hache.

    ResponderEliminar
  4. i dius que era de Madrid, això et passa perquè deus esbufegar amb un Si, Siii

    ResponderEliminar
  5. de todas formas, entiendo que no te disgutó del todo este señor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. digamos que tenía otras buenas cualidades para no pasar del todo mal una tarde noche

      Eliminar
  6. buen viaje pequeña y no te olvides de asustar a mi pilila ;-)

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  7. su pilila se asustó y permaneció escondida toda la noche

    La pesadilla masculina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, prefiero pensar que fue la impresión de la primera vez
      el hombre ya se ha soltado bastante ;)

      Eliminar
  8. Que pena.... nos dejó mal a los de Madrid.

    ResponderEliminar