23 dic. 2013

Lecciones



Moja sus dedos en mi boca como si de un tintero se tratara y embadurna mis crestas de saliva. Mientras dura su juego, espera que le recite sus enseñanzas una a una, sin dejarme vencer ante el deseo apremiante. Debes ser obediente, Moni. Una buena chica no tiene precio. Y vuelta a empezar, y mis jugos empapando, y mi coño saturando el aire de perfume salino. Y él allá, sin inmutarse, concentrado en la lección.

8 comentarios:

  1. Feliz año nuevo y que sigas con este blog maravilloso.

    Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Gùde, espero seguir viéndote x aquí

      Eliminar
  2. Cuanto tiempo preciosa. Deliciosa como siempre.

    Felices Fiestas y a seguir igual de bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellisto, demasiado estudio y no pocas prácticas ;)

      feliz año, cómo no!

      Eliminar
  3. Feliz Navidad. Que disfrutes de estos días igual que nosotros disfrutamos de tu blog, caricias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mismo para tí, J
      y gracias

      mis besos, para tus caricias

      Eliminar
  4. Busco alumna dispuesta a prácticas intensivas. Prefiero (preferimos) obediencia ciega al placer y abandono a nuestras manos, lenguas y vergas...

    ResponderEliminar