15 nov. 2013

Entrada la noche



Me llama después de acostar a los niños. Cuando hace un rato que da vueltas en la cama, y la erección no le sube. Ahora que vuelvo a vivir sola, me pide descaradamente que vaya a ordeñarlo. Que le duele, no puedo llegar a hacerme una idea, dice. Necesita mi culo, quiere rellenarlo con toda su nata, afirma. Y le digo que quiero ser montada por alguien como él. Sin embargo ya no me cree, que sólo hago que calentarle. Y es cierto, lo sé. Pero te pone muy perro que pasee la colita por delante de tus narices…
Sin el tira y afloja el delegado no podría vivir.

1 comentario:

  1. Claro.. todo delegado necesita que le deleguen...

    mi beso.

    ResponderEliminar