17 oct. 2013

Todo bien




Vuelvo a las andadas. Me llama a su despacho y voy directa a cogérsela. A veces, me sacude las manos, no le gusta que sea tan previsible, tan mecánica. Pero no puede evitar que salte morcillona al quedar libre de tanta opresión. Es estonces cuando mis finos dedos la ejecutan vigorosamente y la palabra señorita se le escapa entre suspiros.

5 comentarios:

  1. Todo vuelve a estar como siempre... la sensualidad de tu boca en el timon de tu jefe..

    mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y menudo timón, siempre agradecido y generoso ;)

      Eliminar
  2. encantadora...como siempre


    cariños

    ResponderEliminar
  3. mi jefe lo dice todo seguido, pero muy flojito... a veces calla y, al rato, vuelve a sonar el "señorita" tan suspirado que parece que respire gracias a esa palabra.... y a la descarga que le proporciono....

    ResponderEliminar