29 sept. 2013

El sábado antes de vacaciones (III)




Mis palpitaciones golpean toda su gordura.
“Recoge tus babas, perra”, y me azota con toda la mano abierta, una vez, y otra, y más.
Mi mano es un cáliz de pura calentura. Y le suplico, me rebajo a solicitar su gracia. Mi boca hace votos de puterío, para alcanzar su carne y así despojarle del veneno que tanto le escuece.
Perder el sentido y oírle jadear a golpes. Quemarme la lengua en un trago interminable.

10 comentarios:

  1. Ainssssssssssss Mónica qué delicia!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracia que espero alcanzar de ud, decía el viejo formulismo (no tan viejo, a juzgar por lo leído). Saludos, hembra clandestina.

    Bardo LaMusa.

    ResponderEliminar
  3. Una chica exitante por lo que veo.
    Nos leemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso de "excitante" me ha recorrido ummmmmmmm como un consquilleo

      mil besos cielo

      Eliminar
  4. Corro como puedo por el pasillo, con los pantalones entorpeciéndome a la altura de los tobillos.

    La polla aún dura, goteante, de líquida leche espesa llena mi mano. Alcanzo a llegar al baño.

    me sacudo como si la cara de un ángel perlado pudiera alcanzar, mi súcubo en código binar.

    y me pajeo más, con alevosía, deseando vaciar mis reservas de ambrosía en la boca de mi Mesalina

    Con este, lo has vuelto a hacer.

    Tuyo, Lance.

    ResponderEliminar
  5. te esperaría ansiosa en ese baño, o en cualquier otro sitio que tuvieras a bien despojarte de esa líquida leche en mi cara, en mi boca....

    ResponderEliminar
  6. Lo tuyo y lo mío no debería hacerse esperar más. A ver si subo y te doy lo que quieres. Lo que necesito.

    Tuyo, Lance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sería posible?
      dónde y cuando quieras, para qué esperar más?

      Eliminar