6 jul. 2013

Playera




Mi ritual en la nudista. Llegar. Extender la toalla. Desnudarme. Y buscar la crema bronceadora en la mochila, una vez sentada. Aplicar un poco en las manos y extendérmela por el cuerpo. Tumbarme, con las piernas flexionadas, siempre algo abiertas. Me gusta llenarme el coño de sol. A los cinco minutos, depositar otro poquito de crema en los dedos y untarla, generosa, por mis labios coloraditos, llegando a la separación de las nalgas. Pasada media hora, darme la vuelta y buscar a un hombre tumbado cerca para contagiarlo de factor protector, ofreciéndome siempre a su vez.

Puede que, para entonces, nos apetezca bañarnos juntos.
Y tocarnos bajo el agua.

8 comentarios:

  1. Buen ritual pero no creo q busques cualquier hombre q esté cerca... o si?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, aunque siempre elijo a los que están solos, de lo contrario te arriesgas a tener que lidiar con la hembra celosa de su macho

      Eliminar
  2. Me ofrezco a ser contagiado de factor protector.

    Hache.

    ResponderEliminar
  3. pequeña, pero mira que te sienta bien el verano,

    besos muy sucios en tus labios coloraditos ;-)

    ResponderEliminar
  4. No lo hagas!!, si te metes en el agua se te va la crema
    aunque a buen seguro se te viene la pomada.





    Merci, por los gratos momentos de esparcimiento (hablando de cremas) que consigo en estos lares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, por qué hacerle ascos a una buena pomada, no? siempre habrá tiempo de volver a ponerse factor del 50


      me gusta saber que pasas por aquí a pasar un buen rato :)

      Eliminar
  5. resbalar los dedos por la superficie humeda del deseo...nada mal para una bañista en mi playa

    mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. invítame a tu playa, para poder resbalarnos mutuamente

      Eliminar