17 abr. 2013

Hasta el lunes




En estos días ha habido un poco de todo. Mamadas a mi jefe, horas de estudio interminables, sesiones onanistas  ante el portátil, y también un par de azotainas de Mags. Porque sí, porque el rabioso carmesí de mis nalgas y mis ruegos le ponen especialmente. Ahora ya no está. Al despedirse, aún con su leche manando de mi coñito abierto, nos hemos abrazado con cariño. No quería que se fuera, perder su calor. Ha sido la primera vez que, asomada a la ventana, he visto partir a su taxi.

6 comentarios:

  1. Espero que, dentro de poco, te asomes a esa misma ventana, para ver llegar a su taxi :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo que sí tengo claro es que me encontrará dispuesta a todo

      Eliminar
  2. Volverá y su mayor deseo le estará esperando

    ResponderEliminar
  3. Tras la ventana, sin cristal que refleje mi estampa, me he entregado a su adiós.
    El bamboleo de mi pecho, tabaleado por la punta apuñalada de mi pezón, babea por sus labios.
    La sensibilidad, más que sexual, de mi ubre izquierda, botón erecto jugando con el botón de mi rebeca, excitando aún más, el lloro de mi coñito.
    Segundos antes del portazo entre el negro amarillo del vehículo, por sobre el alfeizar de la ventana, enfoco a tus ojos mi chocho lagrimal de miel, tamborileado por mis dedos.
    A ras de ventana, en el hábitat del taxi, observo como tu mano, bajo el maletín de trabajo, refriega tu polla.
    La estampa dejada que me regalaste ayer, tiene nombre de mujer, perlada sin tara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde la ventana imposible ver en el interior del taxi, ains

      Eliminar
    2. Gracias a la mirada del otro, como diría Jacques Lacan, todo es visible a través del espejo, hasta más allá del interior.

      Eliminar