7 abr. 2013

Asaltada





“Señorita Pearls, no se resista.” He frenado su mano con las mías, he cerrado cuanto he podido las piernas, me he quejado con todas mis fuerzas ante tal abuso, pero no ha servido de nada. “Vamos señorita, sea comprensiva.” Ha escarbado en mi coño todo cuanto ha querido, con su aliento alterado frente al mío, sabedor de su ascendencia sobre mí. ¡Cuánto he deseado que entrara alguien en el despacho y tuviera que rebajarse a dar explicaciones!. “Parece que no le desagrada del todo, señorita, lo celebro, créame.” Al retirar los dedos impregnados en su premio, lo ha olido y me ha despedido con una mueca triunfal.

15 comentarios:

  1. ¿Cómo puede despedir (o despedirse) así como así de la señorita Pearls?
    Con tanta gente que desearía no apartarse de ti, ni un segundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por eso los jefes son jefes, todo es a su antojo y manera

      Eliminar
  2. Vaya, me has arrancado una carcajada, que dominio de la palabras mare de diso. XD.
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Me gustan siempre mucho tus entradas!!! aarg... cortas pero con toda la intensidad del mundo. ;) !!! ¡¡¡SIGUE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rode, como diría aquél.... "no hace falta decir nada más"
      gracias :)

      Eliminar
  4. Pocas palabras pero intensas y suficientes... pero ese final, qué rabia, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. parece que mi jefe ha cambiado de táctica, hace tiempo que lo esperaba, pero a lo mejor estoy equivocada

      el final es el de su "triunfo", no sabía nada de mi grado de excitación interno y ahora ya lo conoce

      Eliminar
  5. En ese juego de manos, desenfrenada mi mano ante la ardiente taquigrafía de sus dedos, la equis de mis piernas se abre al compás goloso de mi chocho, embebido ante el tecleo de su pluma22.
    La estenografía de sus dátiles transcribe el orgasmo entre mi raja. Mi jugo queda prendado en la yema de sus dedos, desayunando su crema.

    ResponderEliminar
  6. Con cuatro líneas me provocas unas erecciones considerables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gusta saberlo
      ¿y qué haces luego con ellas? cuéntamelo...

      Eliminar
    2. Puedes imaginártelo. Desgraciadamente no tengo a qué agarrarme, bueno literalmente sí, pero tengo que tirar de imaginación o de vídeos, pero sin duda algo más real (no se, un correo donde acudir, por ejemplo) sería mucho más satisfactorio...

      A partir de ahora, seré "Hache" para tí. Y sólo para tí.

      Eliminar
    3. ok Hache, sólo para mí
      en el enlace de mi perfil tienes mi correo, cuéntame unas de tus erecciones

      Eliminar