3 abr. 2013

Adornos




Las perlas de este collar son casi como los botones endurecidos de mis pezones. Los engarces metálicos descargan su frío al encontrarlos y mis cerecillas respingan. Hago rodar las bolitas por encima de las tetas, primero una, luego la otra. Y la erección de mis puntas moja de viscoso jugo el vello de mi raja. Con un par de manos diestras y mandonas, que no se dejen amilanar por mis gemidos, tal masaje puede llevarme a la gloria.

14 comentarios:

  1. Pues ya tienen que estar duros para parecer perlas.
    Un saludo. Disfruta del masaje.

    ResponderEliminar
  2. La saliva se convierte en las perlas que harán endurecer el rigor de tu pecho.

    ResponderEliminar
  3. La yema de mi dedo resigue el eslabonamiento de tu cuerpo de marfil, duro y blando.
    Blando; la ciénaga de tus labios, trasluciendo tu chichi tras el vello vistoso y viscoso de tu licor, jugo donde juega mi lengua abrigándose en tu raja.
    Duro; al cubrir la yema de mi dedo el cerezo rosa de tu perlada piel. Aureola marcada en rosácea circunferencia donde se eleva tu punta erecta, el pezón izquierdo, duro y sensible que mordisquea mis dientes, alimentando mis labios, succionando mi boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uffffffffff
      Germán, tú sí que sabes

      Eliminar
  4. Perlas en la piel y sus mares.

    mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y en la carne que se deshace con el oleaje

      Eliminar
  5. Esta fotografía me recordó a tus vivencias.
    http://25.media.tumblr.com/tumblr_m022e8uQXB1rowsbeo1_500.jpg
    Un saludo, querida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Devastiel, se adapta como la licra a mi perfil.
      mil besos.

      Eliminar
  6. Me encantaría masturbarme delante de semejante espectáculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y a mí me gustaría ver cómo lo haces

      Eliminar
  7. Hagámoslo.

    Hache.

    ResponderEliminar