29 mar. 2013

Costumbres añejas




Me he probado una mantilla en casa del anticuario. De tul de seda, bordada a mano, y desgastada en uno de sus extremos. Sentada ante el tocador que fuera de su madre, me ha pedido que me pintara los labios de rojo puta, que me diera mucho negro en los ojos. Él, mientras tanto, se iría masturbando a mi lado, hasta que estuviera preparada para montarle. Con la polla enjaulada y su cara entre mis tetas, poseído de una fiebre que aún no le conocía, se ha dejado ir, espeso y generoso.
Oliendo todavía a sexo me ha llevado a misa de ocho.



13 comentarios:

  1. Daría mucho juego una mantilla y la misa a las ocho ;-P
    un muerdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. da el juego de saber de dónde vienes, qué hueles a macho y que, a la salida de la iglesia, puedes repetir para mortificar la carne un poco más

      Eliminar
  2. Y ya, si vas a confesarte, al párroco le dará algo... de placer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hago bastante penitencia de rodillas, no es lo mismo que confesarse pero...

      Eliminar
  3. Siempre se ha follado mucho en SSanta, las madrugadas, la luna llena, el sentimiento a flor de piel y el roce de tanta humanidad ponen las hormonas a mil por hora... Quien te pillara en este viernes santo de lujuria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cualquier época es buena para follar, pero algunas añaden un punto de morbosidad muy sugerente

      Eliminar
  4. En tiempo de reflexion y recogimiento, es a ti a quien pienso, ante mi, de rodillas y entregada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vestido de romano, como en el perfil, y yo de esclava...

      Eliminar
  5. Desnudo bajo el disfraz de nazareno, revolotea el alza cable de mi carne entre las piernas.
    Mi caña, dura, gorda, rebosante de sangre, fustiga la raja abierta de tus dos razones al desnudo.
    En la lentitud del paso, mi polla descarga su añejo sabor encerando tu blanca carne llena de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me ha gustado eso de encerar la carne con el añejo purgatorio de la verga

      Eliminar
  6. olor a sexo y a incienso,

    besos sucios pequeña zorra,

    ResponderEliminar
  7. Siempre he dicho que una mantilla negra, como única prenda, resalta la sensualidad de una mujer. Eso sí, siempre que se acompañe de unas tacones finos e hiperlargos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se puede arreglar, tengo ambas cosas

      Eliminar