22 feb. 2013

A su boca






Vuelve a escanciar con la diestra y no para,
y me seduce y me embriaga sin tregua.
Voy de su vaso a su boca bebiendo
sin discernir ebriedad y deseo.




De Ibn al-Zaqqaq de Valencia



5 comentarios:

  1. Tus palabras conjugan las caricias con el deseo en esos intimos momentos de juegos vividos juntos.

    Es un verdadero placer.

    Besos muchos!

    Te espero... aquí conmigo...

    ResponderEliminar
  2. solo quiero tu deseo pequeña, así que sobria,

    besos sucios,

    ResponderEliminar