11 ene. 2013

Sin reservas



Me gusta recorrer la ciudad siendo su puta. Ofrecerme a sus deseos y disfrutar del momento. Niels es el único que sabe explotar mi lado más salvaje, exhibicionista, lascivo y guarro. Y nuestros paseos por calles, jardines, tiendas, locales nocturnos,… teje un mapa de los sentidos que hace de mi coño un humedal durante largas jornadas.
Nuestro último viaje: el parque del laberinto.

8 comentarios:

  1. Parque del laberinto me suena a muchos recovecos donde porder dejarse llevar por el deseo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el lugar perfecto para abandonarse a la pasión, sabiendo que hay pequeñas grutas, parajes solitarios,...

      Eliminar
  2. Un laberinto sin salida... buen plan.

    ResponderEliminar
  3. ains pequeña, cuanto os gusta ejercer de putas cuando os interesa,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a vosotros os pone también mucho dominar a la chica, que se deje hacer de todo en cualquier lugar...

      Eliminar
  4. qué gusto tener un hombre así, que sepa dar y pedir lo que más le apetece en cada momento

    ResponderEliminar
  5. Me imagino pasear por dicho parque, solitario, y encontrarte jadeando entre unos setos. Saltando sobre tu mástil de carne clavado en tu alma. La mirada, cuando se cruzara, haría desbordar tus océanos de miel.

    Tuyo, Lance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que ese cruce de miradas sería espectacular y, si me corriera, creo que tendría la duda de quién lo hizo posible, si Niels o tú.

      Eliminar