1 ene. 2013

El invitado



Domingo atípico, para ser vísperas de fin de año.
Bodorrio por todo lo alto. Decenas de desconocidos que se repiten aquí y allá.
Lo único interesante: desaparecer a la hora del té con uno de los invitados por parte de la novia. Fuimos a su casa –una suerte que viva en Girona-, me apetecía comprobar in situ lo buen amante que sus insinuaciones, primero, y sus manos, después, no dejaban de pregonar a mis feromonas.

7 comentarios:

  1. Querida, dichosa tú que encontraste el placer en medio de un tiempo tan antierótico como el fin de año. Tanta comida, tanta bebida, tanta fiesta, no son buenas compañías para un polvo de calidad. Me alegra que lo disfrutaras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que un ratito de sexo no te saca de encima todas las tonterías de estos días... no me lo creo.

      Eliminar
  2. ¿Por qué no me invitaste? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eros quedas muy lejos, pero siempre podemos concertar un encuentro.

      Eliminar
    2. Cuando usted viene aqui, concertaremos algo.

      Eliminar
  3. tus feromonas pregonan hasta aquí,

    besos sucios pequeña,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que sigas tan de cerca mi celo y el olor de mi sexo.
      Sucios, muy sucios

      Eliminar