7 oct. 2012

Sube



El edificio está domotizado. El ascensor lleva directamente hasta su piso. Se pone en marcha y me quito el vestido. Miro mi reflejo a cuatro y empiezo a masajearme el clítoris; con la otra mano, pellizco ora un pezón, ora el otro, y suspiro fuerte. Flexiono la pierna izquierda para apoyarla en el pasamanos y, agarrándome a él, echo la cadera hacia delante, apuntando la vagina hacia el espejo, y me meto los dedos. Me gusta mirarme ahí abajo mientras me masturbo.

11 comentarios:

  1. genial llegas toda preparada cuando llega al piso que vas

    ResponderEliminar
  2. uhmmmm encontrarte así cuando se abren las puertas del ascensor debe ser una visión del cielo...

    ResponderEliminar
  3. Hola Mónica!
    Qué suerte la de aquel que te espera, pues llegarás a punto... :-)
    Besos húmedos!


    RoB


    ResponderEliminar
  4. Lo interesante es saber que harías si te equivocas de planta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La planta es lo de menos si detrás de la puerta hallo algo que me provoque mucho más.

      Eliminar
  5. Y que al abrirse la Domotizada puerta me encuentres desnudo,robusto y onanista en mi Chaise long de cuero negro....

    ResponderEliminar
  6. No es el ascensor lo único que sube, Mónica. Avísame cuando quieras que me pare allá donde más te gusta.

    Tuyo, Lance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si te digo que no pares?

      Eliminar
    2. Tendré que actuar en consecuencia.

      Tuyo, siempre tuyo. Lance.

      Eliminar
  7. Querida Perla, creo que a ti te pasa como a mi, que ves un perfil de aluminio o acero y te pones caliente. Muchas pelis de los ochenta y mucho Blade Runner... Cuando quieras nos lo montamos en algún templo del high-tech de Madrid o Barcelona, sería ir al paraíso a través de la arquitectura contemporánea... morir de placer.

    ResponderEliminar