11 oct. 2012

Por los pelos



El mes pasado me corté el pelo y mi jefe no se acostumbra al cambio. Antes del verano, le gustaba enrollarlo entre sus dedos, o lo ponía detrás de mi oreja. Y siempre me pedía que lo llevara suelto. Ahora no sabe qué hacer con las manos cuando ejercito su polla. Estoy por comprarme una peluca y pasarle la factura.

6 comentarios:

  1. Tal y como veo que le trabajas la polla con tus labios, lengua y paladar, creo que a tu jefe le dará lo mismo que lo lleves corto, largo o que te rapes la cabeza. Es más, sería un divertido juego eyacular sobre tu cráneo rapado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha olvidado, pero por supuesto, tuyo.

      Lance.

      Eliminar
    2. No me voy a rapar, pero eso de eyacular sobre la cáscara tiene morbo.

      Eliminar
  2. pero todo tiene su encanto ya veras como se adapta al nuevo look, besos...

    ResponderEliminar
  3. átale las manos a los brazos del sillón presidencial

    ResponderEliminar
  4. Pues cuidado querida, no sea que le de por sujertarse de tur orejitas y te las deje como un seiscientos con las puertas abiertas ;)

    ResponderEliminar