15 oct. 2012

Noche de sábado




Estamos en un bar, en el rincón peor iluminado. Le digo que quiero enseñarle algo y resbala su mirada por entre la separación de las mesitas. Distorsiona los ojos, hace como si me abrazara y acierta con sus dedos en mi diana abierta. No me contengo, la música nos engulle.

5 comentarios:

  1. engúlleme tú a mi pequeña,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  2. Para estos casos siempre viene bien llevar un dildo en la americana, y luego trasladar la escena al baño de señoras. La cara de las que esperan a la cola es impagable, mejor que el incómodo polvo entre cuatro cutres paredes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu idea del dildo. Pero "hacerlo a mano" me resulta mucho más estimulante, eso de enjuagar sus dedos en mis jugos no lo cambio por nada.

      Eliminar
  3. Hola Mónica!
    Linda y jugosa, no lo dudo...
    Besos ahí!..

    RoB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RoB, no lo dudes, y con tus besos aún más.

      Eliminar