15 sept. 2012

Improvisar



Al final, el delegado de finanzas me acorrala en la sala de las fotocopiadoras.
Tiene los ojos extrañamente desorbitados, se mete algo.
“Está bien: si me lames el coñito como a mí me gusta no le diré nada de esto a tu jefe.”
Arrodillado, humillado.
Trabaja bien el tipo. Me abre los labios y absorbe con insistencia.
Me corro en su boca y relame mi última sacudida.

7 comentarios:

  1. A falta de jefe, bueno es un delegado. Pero me va mucho más chupar del poder, aprovechar lo que mi jefe sabe meter tan bien en la boca.

    ResponderEliminar
  2. Es la única vez en muuuuuucho tiempo que me apetece ser jefe.

    Mi boca -una sibarita- sabe disfrutar de los manjares.

    ResponderEliminar
  3. El premio a la insistencia. Bien por el delegado, bien por la que se corrió en su boca.

    Tuyo, Lance.

    ResponderEliminar
  4. Joooder!! me ha encantao el comentario de Mónica: "Pero me va mucho más chupar del poder." chapó x esas frases!!! jejeje. Yo estoy de acuerdo con ella...=P

    Aun así...chapó a ti también!! Tú sí que saboreaste un buen sabor y no él...el sabor de la victoria!


    échale un vistazo a este!: http://sybiangirl.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. eso de mirar desde arriba también te da sensación de poder

    ResponderEliminar