1 sept. 2012

De vuelta


Lleva unos minutos sacudiéndome el vientre, estrellándome los huevos en la raja.
“Vamos, Moni, así, así…”, y ruge como león enjaulado, con la polla más afilada que yo recuerdo.
“No pares ahora, sigue dándome, vamos…”, y yo también empujo, también contraigo mis músculos.
Se me deshace el coño de tanto presión.
“Córrete dentro, córrete dentro, síiiiiiiiii,…”, y el animal se deja ir.
Sus espasmos de leche calentita, lo mejor.

[Soñar con cosas del trabajo es lo peor que nos puede pasar, tened cuidado]

8 comentarios:

  1. Vuelvo el lunes a la oficina y, aunque no espero un recibimiento tan espectacular, seguro que mi jefe tendrá muchas ganas de verme. Yo con saber cómo sigue su pajarito me conformo.

    ResponderEliminar
  2. Anda a sonhar com um aumento... salarial :)

    ResponderEliminar
  3. Si dices correte dentro de mi abriendo las piernas habrá jorbada intensiva.

    ResponderEliminar
  4. pequeña, el vicio por el trabajo es de los peores que hay,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  5. Una vez más, salgo de tu blog con toda mi naturaleza empalmada como un mástil.

    Tuyo,
    Lance.

    ResponderEliminar
  6. pareciera que no todos los trabajos son igual de aburridos o monótonos

    ResponderEliminar