26 jul. 2012

Planear

Me ha preguntado qué tenía pensado para las vacaciones. Y se ha ofrecido a buscarme alojamiento cerca de su casa de verano. Entonces me he visto arrodillada en la arena, entre las tumbonas, chupándole la polla bronceada.
Sin perder la sonrisa, le he dicho que sería estupendo; incluso creo que se la he tocado por encima del pantalón. Pero he rechazado su generosidad. “Señor, en septiembre me volverá a tener a su entera disposición.”

8 comentarios:

  1. Mañana es mi último día en la oficina. Tengo ganas de vacaciones, de pendonear al máximo pero no con mi jefe: hay muchos más hombres en el mundo. Prometo contároslo todo.

    ResponderEliminar
  2. eso, cuenta cuenta pequeña

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  3. Disfruta de las vacas y de los días de pendoneo... Queremos todos los detalles.

    ResponderEliminar
  4. Espero que pases unas vacaciones excitantes fuera de la oficina. Aprovecha el calor del verano :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Mónica!
    Hasta de lo placentero hay que tomarse vacaciones a veces, para poder seguir disfrutándolo luego...
    Beso grande!!


    RoB

    ResponderEliminar
  6. Pues parece que sí, que es la misma tía que está tomando el sol en la terraza....

    ResponderEliminar
  7. esperemos saber con lujo de detalles todo lo que pase en tus vacaciones

    ResponderEliminar
  8. Quizás la arena sea la de aquí, la de mi lado que disfruto durante todo el verano, que ennla mezcla con la sal confieren un gran manjar... Disfruta el sol, y si quieres buscAme al atardecer....no estoy tan escondido...

    ResponderEliminar