15 jul. 2012

Comida



Le pregunto a qué sabe mi coño y no responde.
Me prohíbo demostrarle mis emociones, dejo de gemir.
Él insiste: succiona, remoja en saliva, devora.
¡Ay, qué duro me resulta el castigo!
Cuando acaba, se pasa el dorso de la mano por la boca.
“Enfadada estás más rica. El jugo fuerte y salado que expulsas es una delicia”.

9 comentarios:

  1. Aunque no te hubiera dicho a qué sabe, lo indiscutible es que le parece delicioso.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda debe ser pura ambrosía de tus entrañas

    ResponderEliminar
  3. mmmmmmmmmmm, al natural, en su propio jugo, ese que genera cuando se está preparando para ser devorado y castigado con puñaladas de arne...¡buena almeja Mónica!...¿no será la tuya por casualidad?

    ResponderEliminar
  4. buena definición...y muchas cometen el error de preguntarnos cosas cuando estamos allpi disfrutando de su sexo

    ResponderEliminar
  5. delicioso sería develar el enigma, besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Mónica!
    Mmm... Si esa es la comida, quiero ración doble!... Y ya me estoy imaginado el postre... ;-)
    Besos hambrientos!


    RoB

    ResponderEliminar
  7. Enfadada estás más rica. Al hacer cosas a regañadientes salen mejor, a veces...

    ResponderEliminar
  8. nena, te creías que no te lo diría?
    seguro que se moría de ganas

    ResponderEliminar
  9. un sabor sin ninguna duda ligado al deseo y el momento sensual y erotico.

    ResponderEliminar