23 jun. 2012

Desfogue

El anticuario y el hermano de mi padre gastan los mismos modales.
Pero hay una cosa que no comparten y es la inagotable energía sexual del primero.
El anticuario, después de cada descarga, empieza a preparar el siguiente asalto.
Se aprovecha de mi predisposición al placer tanto como yo me hago merecedora de la sustancia vigorosa que me inyecta.

8 comentarios:

  1. Mags está en Amberes por trabajo.
    Yo hice mi último examen ayer.
    El anticuario me invitó a cenar para celebrarlo.
    Y hoy Jazmín me lleva a la playa para disfrutar de la verbena.

    ¿Alguien me recomienda algún reconstituyente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salitre, hogueras, mar, alcohol y sexo. ¿No es suficiente? Para mi sin lugar a dudas lo seria

      Eliminar
  2. Se aprovecha de tu predisposición, pero tú aprovéchate de su inagotable energía.

    ResponderEliminar
  3. bah, no nos lo pongas tan fácil,


    besos sucios pequeña,

    ResponderEliminar
  4. cuando las ganas estan...nada importa...

    besos...

    ResponderEliminar
  5. Un anticuario usa artes inesperadas para seguir activo, inyectando vida y placeres

    mi beso

    ResponderEliminar
  6. Qué tal yo? Ya, ya sé, que no soy el anticuario. ;-)

    Torrevientos

    ResponderEliminar
  7. Inyectar, mejor que descargar, asaltar y seguir asaltando

    ResponderEliminar