10 jun. 2012

Chupadas



Me gusta mamarla de rodillas, atrancada entre las piernas del macho.
Hiervo descorriendo la cremallera y sacándola de su escondite. Ver su tronco salir de esa tierra imposible me hace abrir aún más la boca, y salivar a lo grande.
Me gusta chupar y rechupar, y se me da bien tragarla hasta el fondo.

9 comentarios:

  1. El jefe me ha dejado practicar con él un par de veces esta semana. Estaba yo muy tensa, por los exámenes, y ya se sabe que chupar relaja.

    ResponderEliminar
  2. que suerte la de tu jefe ya quiero alguién así de adicta...

    ResponderEliminar
  3. Así, explicado con la naturalidad de la lengua, no es posible no sucumbir a la lengua física, a lo grande...

    ResponderEliminar
  4. joder pequeña... ya tardas!

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  5. ¿porqué os gusta tanto mamarla a las tías?...

    ResponderEliminar
  6. A mi me gusta lo que describes, pero añadiendo mis manos en tu cabeza, enredando mis dedos entre tu pelo y marcándote el ritmo. Además te imagino como Sasha Grey. Igual de morbosa.

    Hache.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. diría que tengo su misma cara de zorra

      Eliminar