16 may. 2012

No hemos terminado


Que tiene prisa, que tiene que irse. Que no sea pesada, vamos, que no insista.
Y la erección que manoseo, su cuerpo contagiando deseo al mío y las ganas de joder que tengo, impiden que abra el cerco.
Acorralado.
Grabado a la pared, a las sombras, a mis apretones.
Que si no he tenido suficiente con lo de hace un rato. Que siempre tiene que llegar tarde por mi culpa. Pero toda su vehemencia fluye hacia la sangre henchida que llena mis manos.
Acaricia mi espalda, se aferra a ella, y yo me penetro llevando la punta de lanza a mi propia calentura.
Ya no hay marcha atrás.

6 comentarios:

  1. Los miércoles tengo pocas clases, me puedo permitir el lujo de castigar un rato más la cama. En días así me gusta llevar la contraria. :)

    ResponderEliminar
  2. Genial. Cuando el deseo es nuestro guía, todo lo demás se convierte en secundario.

    Que aproveche guapa.

    Tuyo,
    Lance.

    ResponderEliminar
  3. Joder... si descuentan por tardanzas.... XDDDDDD!!!!!

    Delicioso ;)

    ResponderEliminar
  4. jajaja pequeña zorra, estoy imaginando el tira y afloja,

    besos sucios,

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay tiempo para el placer.

    ResponderEliminar
  6. Por más que el tiempo apremie...el deseo manda

    mi beso.

    ResponderEliminar