7 may. 2012

Encima



Un jadeo con claro acento germánico transcribe su vibrante orden al espacio.
“No te muefasss.”
El rotar se detiene, los golpes colapsan mis sienes.
Y no puedo hacerle caso, me ahogo, así que aumento todavía más el galope, le monto bien, y se nos parte la vida en un abismo de placer.

6 comentarios:

  1. Es imposible no moverse cuando nos espolea el placer.

    ResponderEliminar
  2. es imposible no moverte cuando te dicen:
    ¡¡no te muefasss!!

    genial como siempre !

    ResponderEliminar
  3. Es imposible no moverse cuando tienes una polla dentro y estás goazano de esa manera.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente él querría retener su orgasmo para seguir follándote más tiempo, para alargar la inevitable condena que es entrar en ti, Mónica, para que a través de su polla teutona, pudiese estar sólo un segundo más en el paraíso.

    Tuyo,
    Lance.

    ResponderEliminar
  5. hacer aquello que nos prohiben tiene, ciertamente, su recompensa

    ResponderEliminar