27 feb. 2012

the Sunday



Las tardes de domingo atea el fuego de mi cuerpo para mantenerme encendida como una hoguera.
Me tiende en la cama y juega conmigo y con las diferentes intensidades del placer.
Cuando le apetece me hunde su polla y se corre enseguida.
En la radio vibra el carrusel deportivo.

4 comentarios:

  1. pequeña... conmigo apaga la radio por favor,

    besos de lunes,

    ResponderEliminar
  2. Los domingos son ideales para hundir y flotar, navegar y naufragar....

    mi beso,

    ResponderEliminar
  3. Los domingos acumulan cierta resaca y eso les da una áurea diferente. El follar se hace lento, como acompasado al minutero. Y la música de fondo no importa, me adapto tanto a los goles como a mis jadeos más guarros.

    ResponderEliminar