22 feb. 2012

Satisfecha




En tu piel quedó el rastro de mi olor.
En la lanza que bien me empuñas quedaron mis besos, mis susurros, mis caricias, y tenues filamentos.
Regueros de mi carne consumida.

4 comentarios:

  1. tú quedarás impregnada del olor de mi lanza,

    ResponderEliminar
  2. El extasis de la piel....y su sensualidad embrutecida

    mi beso

    ResponderEliminar
  3. en un combate así se gana más de lo que se pierde

    ResponderEliminar
  4. Me gusta recrearme en los regueros jugosos que hacen brillar un buen falo.

    ResponderEliminar