1 feb. 2012

Humedades



J aún recuerda lo angosto de mi culo.
Dice que sueña con poder repetirlo.
No para de mirar mi falda corta. Está nervioso.
Le sonrío. Coqueteo.
Me refriego contra él, quiero notar como se le ha hinchado el paquete.
Anota mi número.
Yo tampoco he olvidado el lagrimeo de su polla en mi raja.

12 comentarios:

  1. He vuelto a coincidir con J en el metro de Paseo de Gracia. Y se me ha hecho todo agua.

    ResponderEliminar
  2. Se suelen olvidar más rápido los placeres que los dolores.
    En este caso... seguro tenía de ambos, por ello la humedad perdura en la mente...
    ...mmmm!

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba pensando exactamente lo mismo. Ella tiene el poder de seducirlo a el y mantenerlo caliente. Pero entiendo que hay un precio que pagar, digo, a nivel dolor. El culo siempre duele. Aunque sea un poco.

      Eliminar
    2. Puedo coincidir con vosotros, pero una parte de ese dolor también alimenta, y mucho, el placer de la relación. De todas formas, la práctica siempre aligera molestias ;-)

      Eliminar
  3. Ciertas "lágrimas" que desatan tanta pasión...besos

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Muchos. Donde sea, como sea y a la hora que sea. Así que... besos también para ti.

      Eliminar
  5. sería pecado olvidarse de semejante manantial

    ResponderEliminar