13 dic. 2011

Amarre


Niels me ha regalado un collar de diamantes.
Y me ha quedado claro que no ha venido hasta aquí sólo para mirar, o para emborracharse con un viejo amigo.
Jueves y viernes son de tanteo; miradas, tocamientos, besos ardientes.
El sábado de madrugada coincidimos en el baño. Él acaba de mear y se la sacude delante de mí. Le pregunto si me deja chupársela antes de volver a la cama con Mags y asiente vicioso. Al poco descarga un escupitajo bien cargado en mis morros.
[Continuará]

6 comentarios: