20 nov. 2011

Vótame





No necesitas estar afiliado, ni romperte la cabeza por tus ideales.
En esta ocasión las siglas son lo de menos.
Aproxímate a la hendidura y deposita en ella tu voto.
De confianza o de castigo, sabré reconocerlo con solo tenerte dentro.
Y no te preocupes por la lluvia de ahí afuera. Olvídate del paraguas.
Concéntrate en tu derecho como ciudadano y ejerce tu voluntad sobre mí.
Jamás una urna te dio tanto por tan poco.

8 comentarios:

  1. Recojo tu púdica y a la vez desvergonzada albear.
    Recién despertada la mañana, introduzco en tu razón mi ideal.
    En esta ocasión, tu nombre es lo de manos; importa más la razón.
    Encierro mi intelecto entre los pliegues de tu sentido, reflexionando.
    Dentro de ti, mi vara acata la cata interior en descubierto pelo.
    Intencionadamente, carne contra carne, mojándonos de nuestro goteo.
    Abalanzo en embestida clamada, zambullendo mi mango
    en la anegada sonrisa de tus labios, la urna que absorbe mi voto
    en afilado despertar.

    ResponderEliminar
  2. Vaya...
    ...Así irían todos a emitir su... voto, jjejeje.

    Buena semana, Monica!

    ResponderEliminar
  3. Si el voto es un deber civil, eso deberia ser un placer ciudadano.

    Estas promesas si son creibles, no como las de los politicos.


    Besote!

    ResponderEliminar
  4. La jornada de "votación" fue redonda y afilada, mi candidato estuvo muy inspirado.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Genial...una metafora preciosa

    mi beso

    ResponderEliminar
  6. La política esta basada en dar por culo.... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me da en la nariz que os gusta eso de ejercer vuestro derecho al voto.
    ¡Me alegro!

    ResponderEliminar
  8. Hola. Un blog muy sugerente y bien escrito, si te parece me quedo de lector...
    un saludo monica

    john desnvdo

    ResponderEliminar